Entrevista: Domínguez Trujillo sigue los pasos de su abuelo

L. Ramfis Domínguez Trujillo, presidente del PED

Medio siglo después de la muerte del ex presidente de facto dominicano, Rafael L. Trujillo, uno de sus descendientes, L. Ramfis Domínguez Trujillo, está dispuesto a tomar el poder que su abuelo ostentó durante 31 años.

L. Ramfis Domínguez Trujillo es el heredero del legado del personaje que todavía aglomera a miles de seguidores y detractores en República Dominicana.

Hijo de Angelita Trujillo, cuarta hija del ex mandatario de facto, Domínguez Trujillo está embarcado en una campaña preelectoral con miras a obtener la presidencia dominicana en las elecciones generales de 2016, en representación del Partido Esperanza Democrática que fundó en Estados Unidos el año pasado.

"Nací y me crié en la cuna de la democracia, no conozco lo que es la dictadura", afirmó Domínguez Trujillo en entrevista a Xinhua.

El general Rafael Leónidas Trujillo Molina, "El Jefe" como pasó a la posteridad, durante tres décadas se adueñó del aparato productivo del país e impuso una férrea y brutal represión encabezada por uno de sus más crueles esbirros, el coronel Johnny Abbes García.

El 30 de mayo de 1961 Trujillo fue emboscado en una carretera que une a la capital con la localidad de San Cristóbal, su ciudad natal, 30 kilómetros al sur de Santo Domingo. El automóvil en el que viajaba recibió más de 60 impactos de bala, siete de los cuales dieron en su cuerpo, según registros históricos.

Domínguez Trujillo, de 45 años, consideró que la popularidad que lo acompaña se debe, en principio, al apellido que lleva, y a la añoranza de un sector de la población decepcionada con los políticos tradicionales, que admira a su abuelo y que aún lo reclama con frases como "¡Hay Trujillo ven a ver!", o "¡Qué falta hace Trujillo!".

"Eso lo dicen diariamente miles y miles de gentes, porque yo creo que ante la apatía, ante el mal manejo de todos los gobiernos que vinieron después de Trujillo, la gente está pudiendo apreciar los logros alcanzados y todos los aspectos positivos del gobierno de Trujillo, que sí los tuvo: el orden, la disciplina, la solvencia del país, la consideración a la mujer, a la que se le otorgó el voto en 1942", dijo Domínguez Trujillo.

"Ante la situación actual, la gente quiere algo diferente y pues están viendo en mí al heredero de ese legado y ven en mí a una persona que tiene, en buen dominicano, los pantalones bien puestos", agregó.

De 1930 a 1961, años en los que gobernó Trujillo, unas 25,000 personas fueron muertas y desaparecidas en el país, y otras 25,000 personas resultaron ser víctimas (secuestrados, torturados, presos políticos) de la cruenta dictadura trujillista, entre ellos unos 17,000 haitianos que vivían en el país y que el gobernante dominicano mandó a matar en 1937.

La recopilación fue hecha por el Museo Memorial de la Resistencia de República Dominicana y la Federación de Fundaciones Patrióticas, un colectivo que agrupa a siete entidades creadas para rescatar la memoria de las personas que lucharon contra la dictadura de Trujillo.

Pero Domínguez Trujillo aseguró a Xinhua que el número de víctimas ha sido "exagerado extraordinariamente", y que incluso el Museo de la Resistencia "cambia esas cifras conforme a sus intereses y jamás, pese a que nosotros se lo hemos exigido, han producido un registro de víctimas de más de cien o doscientas personas".

El candidato presidencial, nacido en Estados Unidos el 22 de mayo de 1970, agregó que la realidad es que la oposición a Trujillo era realmente "escuálida" y que sumada las tres invasiones principales para derrocar a su régimen en 1947, 1949 y 1959 "no llegan ni a 2,000".

"Y en ese afán por desacreditar el régimen de Trujillo y a su figura, quisieron arrebatarle al pueblo dominicano muchos de los grandes logros alcanzados en ese período", agregó el dirigente político.

El partido que Domínguez Trujillo representa se fundó en Nueva York, Estados Unidos, el 30 de octubre de 2014.

Desde febrero de este año, el líder de esa organización recorre el país presentando su propuesta electoral, la cual busca convertirse en una opción diferente a los partidos tradicionales.

La ley electoral dominicana establece para ser reconocidas, las organizaciones políticas deben reunir entre sus seguidores a al menos el 2 por ciento del electorado (unos 80,000 votos) que participó en las últimas elecciones.

Domínguez Trujillo dijo que aún cuando ya ha superado ese porcentaje, iniciará oficialmente su campaña el próximo mes y esperará hasta agosto para inscribir formalmente a su partido en la Junta Central Electoral.

"Creo que todas las iniciativas que nosotros tenemos son iniciativas que ningún partido, ningún candidato está haciendo. Se tienen que hacer esos cambios desde el poder, y no hay ninguna opción política, ni de candidato, ni de partido, que enarbole todos esos principios fundamentales y básicos que nosotros tenemos que recuperar en República Dominicana", afirmó.

La actividad de los Trujillo en el país fue limitada hasta hace poco por un impedimento de entrada a República Dominicana, donde además una ley dada al año siguiente de la muerte del gobernante estableció hasta ahora "que no se podrá enaltecer la figura de Trujillo con la intención de emular su gobierno despótico".

El nieto del dictador agregó que la mencionada legislación es "una monstruosidad jurídica" y no tiene validez en virtud de la libre expresión garantizada por la nueva Constitución dominicana del 2010, que abrogó por defecto la ley antitrujillista.

El candidato presidencial agregó que quien impulsó la iniciativa fue el presidente del consejo de Estado que sucedió al régimen, Rafael Bonelli, "que fue quien le trajo a Trujillo desde Venezuela la silla eléctrica que se utilizó" en el país.
"De modo que esa ley él la propuso y la impulsó simple y sencillamente para encubrir su participación en el régimen, porque fue gran colaborador de Trujillo. Entonces esas son las cosas de la doble moral que aquí nosotros podemos ver", afirmó Domínguez Trujillo.

El aspirante aseguró que el juez del tribunal electoral dominicano, Eddy Olivares, dijo que tenía derecho de formar una agrupación política siempre y cuando sea dentro del marco democrático.

Sobre la candidatura del joven político dominicano pesa también la fortuna personal que acumuló Trujillo durante sus 31 años en el poder y que el fallecido presidente de la República, Juan Bosch (1909-2001), cifró en más de 150 millones de dólares, fuera de propiedades y empresas.

Al respecto, Domínguez Trujillo dijo que todos los bienes de su abuelo, que fueron robados según un inventario que se hizo en junio de 1961, deben ser devueltos al pueblo dominicano, ya que ni él ni su familia reclaman su patrimonio.

"Desde que yo llegué al ámbito público en el 2010, ellos (los antitrujillistas) han estado afanados en entorpecer todo mi crecimiento aquí en República Dominicana; han estado afanados en desacreditarme a mí personalmente, moralmente ante la ciudadanía, han tratado de desestimar mis argumentos", sólo por ser el nieto Trujillo, dijo a Xinhua.

"Sin embargo hemos prevalecido siempre porque el pueblo está con nosotros, la gran mayoría", agregó Domínguez Trujillo, en referencia a los resultados de un sondeo difundido en los últimos días, en el cual más del 67 por ciento de la población dominicana apoya la gestión de Trujillo.

El heredero político del gobernante dominicano también reconoce que el gobierno de Trujillo "tuvo vicios" que nunca ha justificado, e incluso que criticó en su momento "con la misma vara" que mido el rendimiento del actual gobierno "que ha aprovechado todos los vicios de la dictadura y los ha llevado a niveles superlativos que es lo que estamos viendo hoy".

"Ni pretendemos alabar a Trujillo ni pretendemos tampoco enarbolar los principios de un gobierno dictatorial y absolutista, al contrario nosotros estamos luchando en contra de un gobierno dictatorial y absolutista que tenemos en la actualidad", dijo Domínguez Trujillo.

"Aquí hay muchos sectores en República Dominicana que se han beneficiado del legado de Trujillo, que fueron partícipes directos de su gobierno, y luego de su muerte se convirtieron en antitrujillistas para tratar de encubrir su participación en el régimen", agregó el nieto de Trujillo.

Publicado el 1ro de julio de 2015 por la Agencia de XinhuaENTREVISTA: Dominicano Ramfis Domínguez sigue los pasos de su abuelo Trujillo